viernes, 6 de noviembre de 2009

Hijos


Los chicos me pueden. Son ellos los que más logran motivarme, los que sacan mis más profundas emociones, los que sin esfuerzo alguno me dibujan una sonrisa o una lágrima.


No perdono el dolor que les causan los adultos por egoísmo o estupidez. O las dos cosas.Me cuesta entender que un padre deje de ser padre porque se dedica a "vivir su vida" como si tuviera veinte años. Todos tenemos derecho a disfrutar de la totalidad de la maravilla, pero me pregunto cómo puede alguien olvidarse de esos seres que trajo al mundo.


No soporto sus angustias, cuando deberían vivir el tiempo más hermoso. No aguanto las justificaciones, ni los porqués, ni las prédicas del amor eterno que jamás se cumplen.


Mis hijos son mi verdadero tesoro. Lástima por aquéllos que no logran ver todo lo que se pierden. Pobre gente.

11 comentarios:

MM dijo...

tenés toda la razón del mundo!!!!

saludos.
Vani.

Gaby dijo...

No sabés cuánto preferiría no tenerla! Ver llorar a mi hija es peor que cualquier otra cosa!

Beso! ( Ando desaparecida...los octubres-noviembres suelen ser moviditoooooooos!)

MM dijo...

pero tu hija te tiene a vos!!! y la madre es lo más maravilloso que se puede tener en la vida!!! para qué más????

veo que te desapareciste! :P

Judith dijo...

Gaby querida, no tengo hijos propios y creo que una de las mayores angustias sería tenerlos y verlos sufrir algún día. Aunque no es factible que los papis puedan protegernos de todos los "males del mundo", la presencia de al menos uno de ellos en nuestras vidas es algo que la hace más liviana en los momentos de carga. He visto a mi madre sufrir más con nuestras tristezas que con las de ella propia y no es cuestíon de edades , porque lo hace ahora que ya somos grandes al igual que cuando éramos pequeños. Nosotros también siempre la tuvimos a ella haciendo de papá y mamá y lo hizo maravillosamente bien...Lo que ella no sabe es que el hecho de tenerla y que nos rodee de amor ya es suficiente para que el dolor sea menos intenso siempre. COn vos y tus "pichones" debe ser lo mismo. Así que amiga querida siga siendo eso que es , una gran madre que acompaña!

Gaby dijo...

Vani...sí, mis hijos y yo formamos un grupete inseparable de apoyo incondicional.Pero me asombra, aunque ya no debería, ver cuánto desamor hay y cuánto amor en las personas menos esperadas!!

Jud! Qué lindo tenerte por acá!!
gracias por compartir tu historia de vida...a veces me parece que sin el padre o con el padre a medias mis hijos crecerán incompletos, pero después pienso cuánta indiferencia hubieran tenido de vivir con él...
Con amor, todo se puede y te juro que eso es lo que me sobra!
Abrazo!

Roberto Cantalapiedra dijo...

Gaby, yo tampoco tengo hijos ( si querés hacemos uno. Decime cómo es porque yo no sé) pero el día que lo tenga lo voy a ayudar en todo.Eso sí: si se me hace hincha de Talleres lo dejo en el recital de Arjona

Eleonaí dijo...

Los hijos son las extensión de uno. Son uno mismo.

Gaby dijo...

Amiguito, el día que seas padre vas a ser casi perfecto, y digo casi porque nadie lo es.Estoy segurísima de eso!!!

Eleonaí...yo los quiero más que a mí misma!!!! Doy mi vida por ellos!!!
Abrazo!

Antonio dijo...

Que lindas orejas de jirafa tenes!...¿o son de murciélago?.


Con respecto a tus hijos, ni con mil toneladas de palabras puedo decirte lo que vos ya sabes como madre.

Gaby dijo...

Son de música mis orejas y como soy exagerada, no me conformo con unos simples auriculares de mp3, ja.
Las palabras, cuando vienen con buena onda, siempre ayudan. y que estés acá, también!
Beso!

Rossana Vanadía dijo...

Eso, te re entiendo