jueves, 17 de septiembre de 2009

Gracias a la vida

Hay días que parece que vienen cargados de señales dispuestos a hacernos despertar y a ponernos alertas. Y no es que una ande dormida por la vida, pero a veces pasa que en el quejido constante por todo aquéllo que deseamos y no tenemos, nos olvidamos de ver lo maravilloso que sí forma parte de nuestra existencia. Y este párrafo está lleno de frases hechas y , probablemente, el post va a estar lleno de cursilerías, pero la verdad es que hoy ( y casi nunca) no me importan demasiado.
Y no me importa porque intento transmitir todo lo que me pasó hoy, cuando temprano se me dio por ir a un blog, donde había un link pidiendo ayuda por niño discapacitado, que a su vez llevaba a otro blog , con montones de enlaces por idénticos motivos. Y casi todos decían lo mismo: la vida nos cambia de un momento a otro y nos golpea donde menos lo esperamos. Y yo debería saber eso más que de memoria, como parte de mí .Pero el ser humano es el único que tropieza miles de veces con la misma piedra, dicen.
Lo cierto es que pensé en mis hijos, los soles de mi vida. Formamos un trío que lo puede todo. Los demás son necesarios pero no indispensables; lo aprendimos luego de muchas lágrimas. Entre los tres,lloramos, nos reímos, nos divertimos, nos aguantamos, nos hacemos más fuertes. Nos peleamos, claro, pero sabemos que somos incondicionales.
Y otra vez, por ellos, doy gracias a la vida que ha dado tanto, como Violeta escribió.

Y en un libro de la biblio encontré un poema, que dice lo que a mí no me saldría mejor. El libro es Palabra Viva, textos de escritores y escritoras desaparecidos y el poema...

Mi hijo
Cuando pienso en el futuro,
cuando pienso qué quiero
y para qué lucho
Cuando quiero decir lo mejor
y ejemplificar lo esencial
miro su sonrisa y eso me basta.

Joaquín E. Areta

9 comentarios:

SANDRA dijo...

Que cierto lo que dices, la vida nos regala tanto a cada instante, y parece que lo valoramos poco, Solo cuando conocemos estas historias, donde nada les ha sido fácil, sobre todo cuando la salud de un hijo está en juego, pienso que ahí somos concientes de todo lo que tenemos. Pero, enhorabuena por esto, poruqe es la forma de abrir el corazón y dar lo mejor de uno a aquellos que nada les es fácil. Me gustó mucho reflexionar contigo.
Besitossssssssssssssssss.

Gaby dijo...

Sandra: tendrías que haberme visto esta mañana a las 7 o antes, leyendo esos blogs de mamás pidiendo por la salud de sus hijos, o por algunos de los derechos que no se les conceden y llorando sola.Recordé momentos donde yo misma estuve por morirme,con mis hijos chiquitos, ya estaba separada, y fue durísimo.Pero que a un hijo le pase algo así, es terrible. Y me bajó de un sacudón a esta realidad que me toca donde no me queda otra que agradecer...Y te agradezco a vos, que serviste de puente para todo esto. Beso!

Dosto dijo...

Es así gaby, cuando miro todo lo que nos falta no dejo de pensar en todo aquello que tenemos. Lo principal, el amor de mis hijos, la salud, la fuerza y el empuje de mi marido. Para qué mas?
Che, ese gigante que tenés al lado es Santi??? qué bárbaro, cómo se va para arriba!!!

Gaby dijo...

Ese gigante que ya me lleva una cabeza es Santi! Ya empezó el secundario! No sabés lo bien que se lleva con las matemáticas...igual a la madre, jajaj

Pablo P. dijo...

Madrazas como vos, hay pocas.Por eso tus hijos son así, espectaculares.
Abrazo grande negra

muchasmiradas dijo...

Hay que agradecer lo que uno tiene, ya que hay personas que la pasan muy mal.
Y sí, los hijos son todo para las madres...son los que nos dan fuerzas para no bajar los brazos, nunca.
Hermosos tus hijitos.
Saludos.
Vani.

Antonio dijo...

La familia es el único eslabón que nos mantiene unidos, en ella se forjan los valores que determinan las acciones que nos catalogan como"personas"m sin la familia somos simples barriletes de papel en la suma de todas las tempestades.

Roberto Cantalapiedra dijo...

Yo no tengo hijos, pero cuando veo crecer a mi hamster Pepe me emociono mucho. Ahora está por empezar el Secundario y ya quiere tomar cerveza el angelito.
Son lindos los tres má. El otro día vi una foto de todos ustedes con Paul Willington. No te juntes con ese. No es una buena persona

Gaby dijo...

Gracias, Pablín!!!

¿Qué no hacemos por los hijos, vani?
Es el tesoro más preciado que puedo tener...

Antonio, yo debo confesar que no soy muy familiera en cuanto a la gran familia, pero mis hijos son el motivo, la guía, la alegría de mis días.No cambio por nada cada cosa que dejé de lado por estar con ellos.( sin que me lo exijan, claro!)

amiguito rob-paul-emanuel...qué lo parió...y si escribís una novela con todos esos personajes...el peorcito es emanuel, creo, jeje
Hoy la valen me pidió que si lo veía al tío pol, le mandara un beso...No te vi, así que ahí va el beso de mi hija.